viernes, 24 de enero de 2020

DEPURANDO NUESTRA VIDA. EN ENERO LA COCINA

En estas fechas, cuando empieza el año, solemos hacer balance de nuestra vida, de lo que ha ocurrido hasta hoy, y nos proponemos cambiar aquello que no nos gusta. Los propósitos de año nuevo son un dialogo interno, casi una promesa en voz bajita que nos hacemos a nosotros mismos (o a la vida) sobre lo que queremos cambiar para ser más felices: dejaré de fumar, adelgazaré unos kilos, caminaré cada día una hora, estudiaré inglés.
 Tal vez, entre los propósitos que te has hecho para este inicio de año esté el de simplificar tu vida. Para que no se quede en un simple propósito más de los que terminarás por abandonar (yo abandono la mayoría de mis propósitos de año nuevo, no sé tú...) te propongo una ruta a seguir en los próximos meses. Todos los meses voy a subir un post con un espacio de la casa e intentaré inspirarte para que lo hagas hermoso y tuyo. Cuando terminemos con el hogar, empezaremos a simplificar otras áreas de nuestra vida. ¿Te parece?



cocina minimalista y ordenada
Cocina minimalista
Este es un camino que nunca termina, porque la vida es dinámica, y evolucionamos a su paso, pero puedes empezar por aquí:

 ENERO: Dedica este mes a limpiar y desalojar la cocina de tu casa. Te propongo la cocina de inicio porque suele dar grandes dolores de cabeza. Nunca hay superficies suficientes para trabajar, las despensas suelen estar llenas y no encuentras nada.... y de esta manera cuesta limpiar, cocinar, encontrar lo que necesitamos...
Para despejar tu cocina, obsérvala primero.
Empieza por sacar todo lo que hay en un armario de guardar comida y ponlo sobre la encimera. Tira todo lo que esté caducado. Tira todo lo que no te gusta, ese producto que compraste y no te agradó, esos cereales llenos de azúcar que ya no coinciden con tu estilo de vida.



minimalismo en la cocina
Desorden y caos
Limpia muy bien ese armario, ponle se quieres algún tapete o papel de cocina, o algún separador o gancho en el interior de la puerta. Son útiles los escurreplatos para colocar en vertical las tablas de cortar, bandejas y tapas de las ollas, por ejemplo. Esta foto es una foto de una de mis alacenas, para que veas cómo tengo a la vista todos los ingredientes de mayor consumo para cocinar con un sistema de tuppers. Todo aquello que haga que sea más fácil ordenar lo que metas.



ordenar las alacenas
Alacenas ordenadas
Enlaces patrocinados
Ahora, guarda todo lo que realmente vas a consumir, colocando detrás aquellos productos repetidos que tienen la fecha de caducidad más lejana. No lo dejes hasta estar completamente satisfecho con el resultado. Intenta que parezca una exposición más que un armario donde ocultar cosas. A ti solo te sirve la excelencia. Porque te lo mereces.

Cuando termines con esa alacena, sigue con la siguiente, hasta terminar con todas. Céntrate en esos pequeños electrodomésticos y utensilios que tenemos repetidos, o que jamás usas. Batidoras, peladores de patatas, extractores de zumos, descorazonadores de manzanas, moldes de silicona, etc... pregúntate si de verdad vale la pena tenerlos ocupando espacio o sería mejor decirles adiós.

Ahora da un paso atrás y mira tus platos, tazas, vasos, cubiertos. ¿Cuantos sois en casa? ¿Cuantos usas en un día, o en una carga del lavaplatos? ¿Cuantos tienes? Tal vez sea el momento de deshacerse ese vaso desportillado, esos platos que no te gustan, los cuchillos que no cortan o las tazas que jamás usas. Puedes dejar alguno de más, pero no muchos. La comida nutre el cuerpo. El modo en el que la presentas nutre tu alma y la de los tuyos. Imagina tu mesa ideal. No es tan costoso tenerla. Un mantel limpio, un plato blanco, una servilleta doblada y un vaso bien brillante y transparente. Tal vez, un frutero en el centro de la mesa, o una flor. ¿no es más apetecible la comida en esa mesa que comer de pie en un plato de plástico? ¿No incita más a la conversación, y a la compañía que comer de cualquier modo y beber en una lata?



Sencillez en la mesa
Limpieza y simplicidad
Deshazte también de bolsas que no usas, envases vacíos que no sabes para qué guardaste, bolsitas de keptchup del burguer, papeles indeterminados u otros objetos que no sirven para nada. Como norma, cualquier cosa que no usas desde hace más de un año no debería estar contigo.

No es necesario que te des una maratón para hacerlo. Tienes todo el mes. Lo importante es que disfrutes del proceso, que cuando termines con una espacio, sea cajón, armario, verdulero o rincón, disfrutes de su aspecto. Incluso podrías hacer fotos del antes y el después.

Cuando termines con todos los armarios y cajones, seguro que te ha quedado espacio libre para guardar las cosas que hay sobre la encimera. No hay nada más armónico que una encimera despejada. Da igual si es de granito, azulejos, madera o laminada. Una encimera sin trastos ni botellas o electrodomésticos da sensación de orden y armonía e invita a trabajar mejor. Una vez despejada, límpiala bien. Si de verdad quieres tener una vida más simple y natural, acostúmbrate a usar productos naturales y ecológicos. Tienes un montón de recetas aquí. Después sácale brillo. La cera de abejas es genial para eso. No es toxica y puedes poner alimentos encima. Además nutre y protege del agua y otros líquidos.
Cuando ya creas que todo está despejado, cuando pienses que todo lo que hay en la cocina te gusta y te es útil, añade una nota de belleza. Es tu cocina. Un lugar en el que trabajas mucho tiempo, en el que comes quizás, en el que se produce la magia de la nutrición. No un laboratorio.Tal vez una foto, tal vez unas flores. Cambia el líquido de fregar los platos a una botella bonita con dispensador. O coloca una lampara flexo en el rincón de la encimera para usarla cuando cortas verduras. Yo creo que la belleza es importante para vivir. El mundo, la naturaleza, es hermosa sin más ornamentos, de manera sencilla. Eso es porque para que la vida se produzca, necesitamos un poco de belleza. Vivir sin cosas hermosas es solo sobrevivir.

La foto bajo estas líneas es de mi cocina. Es pequeñita, es real, está vivida y es la mía. Simple, sencilla, y exactamente como a mí me hace sentir bien.



cocina ordenada
MI cocinita
Permítete algún detalle original, algo que haga que tu cocina (esa tan limpia y ordenada que tienes ahora) sea única en el mundo. No caigas en el error de llenarlo todo de chirimbolos baratos de una cadena de tiendas. Elige una o dos cosas nada más, pero que sean especiales. Tal vez algo que tienes guardado y que nunca sacas. Ese decantador antiguo que jamás usaste. La sopera de la vajilla de tu abuela.

Espero haberte inspirado. Espero que estés ya mirando tu cocina con ojos escrutadores, a la caza del trasto creador de frustraciones. No dejes ni uno de esos.
Te espero el próximo día.

2 comentarios:

  1. Que linda tu cocina querida Julieta, me encantó tanto como lo que escribes. Intentaré tener la mía también bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga. Me encantará ver los resultados. Si quieres puedes enviarme una foto a mi pagina de Facebook y la publicamos aquí cuando quieras. Besos.

      Eliminar

Deja aquí tu opinión sobre el post y añade cualquier cosa que te apetezca compartir.

Enlace patrocinado