martes, 7 de enero de 2020

Empezar en el minimalismo. Cinco errores que no debes cometer.

Si estás comenzando a minimalizar tu vida, tienes que seguir un plan personalizado pero aún así, es posible que te tiente cometer algunos errores. Vamos a hablar de ellos. 

El minimalismo como modo de vida es una corriente que engloba tantos estilos como personas lo abrazan.
 Dependiendo de la edad, el lugar en el que vives, tu situación familiar, tu trabajo, e incluso tu filosofía vital, vas a vivir el minimalismo de un modo u otro. De todos modos, es bastante común que, cuando descubrimos "el arte de vivir ligero" nos lancemos a ello de pleno y cometamos algunos errores. De esas metidas de pata, que son muy generalizadas, vamos a hablar hoy.
vivir el minimalismo
La vida en una mochila. Nómadas digitales

No se trata de contar objetos

Algunos minimalistas que aparecen en las redes, cuentan que viven solo con 20, 30 ó 40 objetos. Generalmente son personas que viven de modo nómada, sin un lugar concreto en el que vivir y que suelen pernoctar en albergues, casas particulares de amigos o conocidos, o simplemente bajo las estrellas.
Este estilo de vida, que es muy bucólico, no es para todos. Si bien estos nómadas digitales, como se ha dado en llamarlos, han popularizado mucho el minimalismo por lo llamativo de su forma de vivir, también es verdad que puede echar para atrás a algunos, ya que simplemente esta forma de vivir no es viable para todo el mundo.
No eres mejor o peor minimalista por el número de objetos que tienes, sino por el modo en el que esos objetos se adaptan a ti, tu manera de vivir y tus necesidades. No te obsesiones con el número de cosas que tienes, porque si lo haces, probablemente termines frustrándote al cabo de un tiempo y pensando que no sirves para eso. He visto mucha gente que vive solo con dos pantalones y tres camisetas que al cabo de unos meses comprenden que no es práctico para ellos, porque tienen que lavar la ropa constantemente y se deteriora muy rápido. O personas que, tras depurar su apartamento completamente sienten que no termina de representarles, y es precisamente porque han eliminado todo rasgo de su personalidad. 

No tires a lo loco

A ver, no te enfades. Entre acumular ropa hasta que los armarios están a reventar, y las estanterías se caen del peso que soportan con todos los libros y apuntes de toda tu vida, y dejar tu casa vacía, hay un término medio.
Volvemos a definir el minimalismo como un modo de vida que consiste en vivir con lo que es esencial para ti. Y eso no es lo mismo que para los otros.
En ocasiones leo que cualquier objeto que no se ha usado en seis meses, tres, o incluso menos tiempo hay que tirarlo. Sí y no.
Sí, lógicamente si se trata de un salchichón. No si se trata de una tienda de campaña que que usas una vez al año, o cada dos años.
En esto, como en todo, hay que usar el sentido común y adaptarse a tu vida.
Desde mi punto de vista,  y en criterios generales, a la ropa hay que darle un año de oportunidad. Tal vez en los últimos meses no hayas usado esa falda ibicenca que tanto te gusta, pero dentro de unas semanas la vayas a usar. Sé que esto que digo puede generarte dudas y tal vez quieras cortar por lo sano, pero este es un camino del que ir disfrutando, no una meta a la que vas a llegar.
Recuerda: El método se adapta a tu vida, no tu vida al método.

Tirar cosas para minimalismo
Depurar con conciencia

No intentes cambiar al mundo

Cuando empiezas a descubrir lo estupendo que es tener todo bajo control, cuando ves tu casa, o tu habitación despejada, cuando podrías decir exactamente dónde está cada objeto de tu vivienda con los ojos cerrados, sientes el deseo de contárselo al mundo.
Es casi como cuando te enamoras: parece que has hecho un gran descubrimiento y quisieras gritarlo al mundo. Eso está bien. Habla de que te gusta compartir lo bueno. Pero cuidado: no todos estamos en el mismo punto del proceso vital, y lo que hoy es bueno para ti, tal vez no lo sea para tu pareja, o para tus hijos o amigos.
hablar de ello, claro. No es necesario mantenerlo en secreto. Al revés, es formidable que lo comentes con tus íntimos. Pero no des la murga. O corres el riesgo de que te llamen pesado. Si no salen corriendo cada vez que te ven acercarte.
De nuevo, menos es más.
Deja simplemente que vean cómo cambia tu vida a mejor según vas haciendo el proceso. Deja que tu familia se dé cuenta de lo ordenados que están tus espacios, de lo rápido que te arreglas cada día, de la vitalidad y armonía que desprendes. Deja que tus amigos se den cuenta de que no estás nervioso, de que llegas siempre a tiempo, y de cómo no se te hace difícil decir NO cuando sencillamente no quieres ir a un sitio, o hacer algo.
Deja que tus compañeros de trabajo se den cuenta de cómo gestionas tu tiempo y eres más productivo, sin andar agitado porque no encuentras lo que buscas, o porque tienes mil tareas empezadas para terminar.
Ese es el mejor modo de influir en los demás. Cambia tú, y eso ya es empezar a cambiar al mundo.

minimalismo, zero waste, veganismo,
El minimalismo y otras influencias

No mezcles conceptos

Por lo general, el minimalismo va asociado a otros conceptos que pueden o no, ser buenos para ti.
Muchos minimalistas, por lógica, van toman conciencia ecológica, del problema que la sociedad consumista supone para el planeta. Otros asocian el minimalismo con el "zero waste ", o generar un mínimo de basuras, o con el veganismo o el vegetarianismo. También hay quien afirma que siendo minimalista se ahorra dinero, y hacen de eso su razón principal para ser minimalista. Hay quien decide llevar una vida con "cero tóxicos" en su vida.
Todos estos conceptos son buenos y están bien si a ti te motivan, y si se adaptan al diseño vital que tienes en mente. No quiero que mal interpretes. Sencillamente, quiero trasmitirte que no eres menos minimalista si no quieres tirar esos tuppers que tienes desde hace tiempo porque te hacen un buen servicio para reemplazarlos por otros más ecológicos. No eres menos minimalista si en lugar de ahorrar, resulta que gastas lo mismo, porque donde antes comprabas cinco camisetas de diez euros ahora prefieres comprar solo una, pero que cuesta 50.  No eres menos minimalista si te gusta más disfrutar de una pechuga de pollo que si solo comes verduras.
Cada uno tiene un proceso, y nuevamente se trata de adaptar el método a tu vida, e ir creciendo poco a poco, eligiendo en cada cruce del camino en función de tu estado. Incluso no pasa nada si a veces retrocedes un poco. No te estreses, minimiza eso también. 

El minimalismo no es un estilo estético

O no solo eso. Es verdad que el término nace como una corriente arquitectónica,  y continúa como una corriente artística general en la que el concepto principal es el "menos es más".  Pero es más que eso.
El minimalismo como modo de vida, aparece como la respuesta lógica a un mundo en el que el consumo se desmesura, y las cosas lejos de mejorar la vida de la gente, la convierte en esclava. Esclavos que venden su tiempo (lo único que no se puede acaparar) para ganar dinero con el que comprar las cosas, dinero para acumularlas en espacios cada vez más grandes, ridículamente grandes y difíciles de mantener, dinero para limpiarlas, cuidarlas, asegurarlas. Cosas... cosas que, paradógicamente, no son para siempre. Cosas que se estropean, que pasan de moda con una rapidez increíble, que no tienen reparación posible cuando se averían.
Y hay un momento en el que, sin una cabeza concreta que lo simbolice, las personas empiezan a decir: "¡Alto! Mi vida es más que cosas y pasa sin darme cuenta. Ya no quiero tener cosas que me esclavizan. Quiero vivir. Quiero liberarme!"
A partir de ahí, son muchos los que empiezan a desprenderse de lo superfluo, y a vivir con lo que consideran necesario. Y la industria, que pronto se da cuenta de que existe ese segmento de personas, quiere convertirlos en consumidores. Y crea muebles blancos y aparentemente sencillos, y mil artilugios de estilo minimalista de dudosa calidad.
No caigas en la trampa. Si te gusta ese estilo, puedes usarlo. Pero eso no te hace más minimalista que el que mantiene la vieja mesa de cocina que heredó de su abuela, o ese cuadro lleno de colorido que compró en un mercadillo.
Recuerda que el autentico minimalismo como modo de vida consiste en tener solo aquello que te suma, que no te lastra. Sea del color que sea. Sea del estilo que sea. 

el minimalismo y la decoracion
El minimalismo y la decoración

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu opinión sobre el post y añade cualquier cosa que te apetezca compartir.

Enlace patrocinado